Participaciones preferentes y otros productos financieros de alto rendimiento (y riesgo)

Es sabido que en materia de dinero nadie da duros a cuatro pesetas. Parece ser que en los últimos años miles de inversores fueron seducidos por productos financieros de alta rentabilidad, de los que se les decía que eran inversiones seguras. Los inversores creyeron haber encontrado la inversión perfecta. No se cuestionaron los riesgos. Ahora se ha descubierto que no pueden recuperar el capital, o al menos la totalidad, y reclaman que se les indemnice. Lo curioso es que pretendan que se les indemnice con fondos públicos y hay quien les apoya. Yo no estoy de acuerdo. Estoy harta de que se acepten las ventajas de la inversión y no los riesgos. Si fueron engañados el procedimiento es denunciar al estafador y exigirle la indemnización de daños y perjuicios. Pero tengo que decir que yo no tengo la culpa y estoy harta de pagar por los los desastres de los demás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Justicia, Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s