Ayudas a voleo

En los último tiempos se han multiplicado las ayudas directas en las que los ingresos del receptor no tienen ninguna trascendencia. Los 2.500 euros por nacimiento de hijo (que dieron lugar a la famosa portada de “El jueves”), las ayudas del Gobierno de Navarra para comprar coches,  ordenadores portátiles o electrodomésticos, ayudas que ahora se quieren extender a otras autonomías, los 400 euros de deducción fiscal en el IRPF, etc..

Todas estas ayudas tienen en común que su recepción no tiene nada que ver con los ingresos  de los receptores, y, en muchos casos, que las personas más desfavorecidas no pueden acceder a ellas. En efecto, si un ciudadano percibe la renta básica, no puede comprar un  televisor o un receptor de TDT, por mucha ayuda que reciba del gobierno. Y, en sentido contrario, no tiene sentido dar ayudas a aquellos a quienes la ayuda no les es necesaria, porque comprarían el coche a la televisión de plasma sin necesidad de ayuda. Hay un sector de la población a la que las ayudas le vienen bien, pués les animan a consumir, son aquellos que están en el centro del amplio abanico de rentas.  Pero habría que meditar si lo que se está haciendo es lo correcto y si se podrían buscar métodos que ayuden a quien lo necesite y excluyan a los más favorecidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s